On Paradise

3 12 2018

When in a vision I saw
A mullah ordered to paradise,
Unable to hold my tongue,
I said something in this wise:

‘Pardon me, O Lord,
For these bold words of mine,
But he will not be pleased
With the houris and the wine.

He loves to dispute and fight,
And furiously wrangle,
But paradise is no place
For this kind of jangle.

His task is to disunite
And leave people in the lurch,
But paradise has no temple,
No mosque and no church.’

-Muhammad Iqbal, translated by Naeem Siddiqui





Who knows?

13 01 2017

Who knows what is going on on the other side of each hour?

How many times the sunrise was
there, behind a mountain!

How many times the brilliant cloud piling up far off
was already a golden body full of thunder!

This rose was poison.

That sword gave life.

I was thinking of a flowery meadow
at the end of a road,
and found myself in the slough.

I was thinking of the greatness of what was human,
and found myself in the divine.

-Juan Ramón Jiménez, as translated by Robert Bly

found on this site

image found on this site





On forgetting

26 07 2011

Hasta en tu modo
de olvidar hay
algo bello.

Creía yo que todo
olvido era sombra;
pero tu olvido es
luz, se siente
como una viva luz…

¡Tu olvido es
la alborada borrando
las estrellas!…

-Dulce María Loynaz

(Even in your way
of forgetting there is
something beautiful.

I used to believe that all
forgetting was shadow;
but your forgetting is
light, it feels
like a living light…

Your forgetting is
the dawn erasing
the stars!…)





Bolero

28 06 2011

Qué vanidad imaginar
que puedo darte todo, el amor y la dicha,
itinerarios, música, juguetes.
Es cierto que es así:
todo lo mío te lo doy, es cierto,
pero todo lo mío no te basta
como a mí no me basta que me des
todo lo tuyo.

Por eso no seremos nunca
la pareja perfecta, la tarjeta postal,
si no somos capaces de aceptar
que sólo en la aritmética
el dos nace del uno más el uno.

Por ahí un papelito
que solamente dice:

Siempre fuiste mi espejo,
quiero decir que para verme tenía que mirarte.

-Julio Cortázar

What vanity it is to imagine
that I can give you all, love and hapiness
trips, music, toys.
That certainly is the case:
I give all that I have to you, it’s true,
but all that I have is not enough for you
as it is the case that you giving me everything
is not enough for me.

That’s the reason why we will never be
the perfect couple, the post card,
if we are not capable of accepting
that only in arithmetic
is two born from one plus one.

Over there somewhere is
a paper that says only:

You were always my mirror,
I want to say that in order to see myself
I had to look at you.





Espero curarme de ti – Jaime Sabines

22 06 2011

I hope to cure myself of you in a few days. I should stop smoking you, drinking you, thinking you. It’s possible. By following now the prescriptions of morality. I prescribe for myself time, abstinence, solitude.

 

Does it seem okay that I only love you for a week? It is not a lot, nor a little, it is enough. In a week you can get together all of the love words that have been uttered on the earth and set fire to them. I am going to warm you by that furnace of burnt love. And also silence. Because the best love words are exchanged by two peoples who say nothing to each other.

 

You have to burn as well  that other subversive side language of the lover. (You know how I tell you that I love you when I say: “It’s hot today”, “Could I get some water?”,  “Do you know how to drive?”, “It’s getting dark”… Between peoples, on one side your people and on the other mine, I told you, “It’s getting late”, and you knew that I was really saying, “I love you”).

 

It would take another week to gather all the love of all time. To give it to you. So that you can do with it as you please: save it, caress it, toss it in the garbage. It’s broken, that’s for sure. I only want a week to understand it all. For this is a lot like leaving the mad house only to go to the grave.





On God

15 06 2011

Dios

Siento a Dios que camina tan en mí,
con la tarde y con el mar.
Con él nos vamos juntos. Anochece.
Con él anochecemos, Orfandad…

Pero yo siento a Dios. Y hasta parece
que él me dicta no sé qué buen color.
Como un hospitalario, es bueno y triste;
mustia un dulce desdén de enamorado:
debe dolerle mucho el corazón.

Oh, Dios mío, recién a ti me llego,
hoy que amo tanto en esta tarde; hoy
que en la falsa balanza de unos senos,
mido y lloro una frágil Creación.

Y tú, cuál llorarás tú, enamorado
de tanto enorme seno girador
Yo te consagro Dios, porque amas tanto;
porque jamás sonríes; porque siempre
debe dolerte mucho el corazón.

-Cesar Vallejo

(I feel God walking in me
As with the afternoon and the sea.
With him we all go together. It becomes night.
With him we set. Orphanhood.

But I feel God. And it almost seems that he
Is dictating to me I don’t know what good color.
Like a nurse, he is good but sad;
He gives forth a sweet disdain of a lover:
his heart must ache much.

O my God, I have only recently arrived at you,
Now that I love you so much this evening; today
In the false balance of breasts,
I measure and weep a fragile Creation.

And you, which one will you weep for, love-struck
From such an enormous twirling chest,
I consecrate you God, for you love so greatly;
for you never smile; for your heart
Must always ache much.)





On trembling

31 05 2011

Yo he repartido papeletas clandestinas,
gritando: ¡VIVA LA LIBERTAD! en plena calle
desafiando a los guardias armados.
Yo participé en la rebelión de abril:
pero palidezco cuando paso por tu casa
y tu sola mirada me hace temblar.

– Ernesto Cardenal

(I passed out fliers in secret,
Shouted “Long live freedom!” in the middle of the street
Openly defying armed soilders.
I took part in the April rebellion:
But I am afraid when I walk by your house,
When only a look from you makes me tremble.)





Salmo

2 05 2011

SALMO 16 (17)

Oye Señor mi causa justa
atiende mi clamor
Escucha mi oración que no son slogans
Júzgame tú
y no sus Tribunales
Si me interrogas de noche con un reflector
con tu detector de mentiras
no hallarás en mí ningún crimen…

Tú que eres el defensor de los deportados
y de los condenados en Consejos de Guerra
y de los presos en los campos de concentración
guárdame como a la niña de tus ojos
debajo de tus alas escóndeme
libértame del dictador
y de la mafia de los gangsters…

Levántate Señor
sal a su encuentro
derríbalos
Arrebátame de las garras de los Bancos
con tu mano Señor líbrame del hombre de negocios
y del socio de los clubs exclusivos
de esos que ya han vivido demasiado!
los que tienen repletas sus refrigeradoras
y sus mesas llenas de sobras
y dan el caviar a los perros
Nosotros no tenemos entrada a su Club
pero tú nos saciarás
cuando pase la noche

-Ernesto Cardenal





Las alturas de Macchu Picchu

5 04 2011

Sube a nacer conmigo, hermano.
Dame la mano desde la profunda
zona de tu dolor diseminado.
No volverás del fondo de las rocas.
No volverás del tiempo subterráneo.
No volverá tu voz endurecida.
No volverán tus ojos taladrados.
Mírame desde el fondo de la tierra,
labrador, tejedor, pastor callado:
domador de guanacos tutelares:
albañil del andamio desafiado:
aguador de las lágrimas andinas:
joyero de los dedos machacados:
agricultor temblando en la semilla:
alfarero en tu greda derramado:
traed a la copa de esta nueva vida
vuestros viejos dolores enterrados.
Mostradme vuestra sangre y vuestro surco,
decidme: aquí fui castigado,

porque la joya no brilló o la tierra
no entregó a tiempo la piedra o el grano:
señaladme la piedra en que caísteis
y la madera en que os crucificaron,
encendedme los viejos pedernales,
las viejas lámparas, los látigos pegados
a través de los siglos en las llagas
y las hachas de brillo ensangrentado.
Yo vengo a hablar por vuestra boca muerta.
A través de la tierra juntad todos
los silenciosos labios derramados
y desde el fondo habladme toda esta larga noche
como si yo estuviera con vosotros anclado,
contadme todo, cadena a cadena,
eslabón a eslabón, y paso a paso,
afilad los cuchillos que guardasteis,
ponedlos en mi pecho y en mi mano,
como un río de rayos amarillos,
como un río de tigres enterrados,
y dejadme llorar, horas, días, años,
edades ciegas, siglos estelares.

Dadme el silencio, el agua, la esperanza.

Dadme la lucha, el hierro, los volcanes.

Apegadme los cuerpos como imanes.

Acudid a mis venas y a mi boca,

Hablad por mis palabras y mi sangre.

-Pablo Neruda





Todas íbamos a ser reinas

15 02 2011

Todas íbamos a ser reinas,
de cuatro reinos sobre el mar:
Rosalía con Efigenia
y Lucila con Soledad.

En el valle de Elqui, ceñido
de cien montañas o de más,
que como ofrendas o tributos
arden en rojo y azafrán.

Lo decíamos embriagadas,
y lo tuvimos por verdad,
que seríamos todas reinas
y llegaríamos al mar.

Con las trenzas de los siete años,
y batas claras de percal,
persiguiendo tordos huidos
en la sombra del higueral.

De los cuatro reinos, decíamos,
indudables como el Korán,
que por grandes y por cabales
alcanzarían hasta el mar.

Cuatro esposos desposarían,
por el tiempo de desposar,
y eran reyes y cantadores
como David, rey de Judá.

Y de ser grandes nuestros reinos,
ellos tendrían, sin faltar,
mares verdes, mares de algas,
y el ave loca del faisán.

Y de tener todos los frutos,
árbol de leche, árbol del pan,
el guayacán no cortaríamos
ni morderíamos metal.

Todas íbamos a ser reinas,
y de verídico reinar;
pero ninguna ha sido reina
ni en Arauco ni en Copán…

Rosalía besó marino
ya desposado con el mar,
y al besador, en las Guaitecas,
se lo comió la tempestad.

Soledad crió siete hermanos
y su sangre dejó en su pan,
y sus ojos quedaron negros
de no haber visto nunca el mar.

En las viñas de Montegrande,
con su puro seno candeal,
mece los hijos de otras reinas
y los suyos nunca-jamás.

Efigenia cruzó extranjero
en las rutas, y sin hablar,
le siguió, sin saberle nombre,
porque el hombre parece el mar.

Y Lucila, que hablaba a río,
a montaña y cañaveral,
en las lunas de la locura
recibió reino de verdad.

En las nubes contó diez hijos
y en los salares su reinar,
en los ríos ha visto esposos
y su manto en la tempestad.

Pero en el valle de Elqui, donde
son cien montañas o son más,
cantan las otras que vinieron
y las que vienen cantarán:

-“En la tierra seremos reinas,
y de verídico reinar,
y siendo grandes nuestros reinos,
llegaremos todas al mar.”

-Gabriela Mistral